auriti señoreaje bancario usura

El país de la utopía, Giacinto Auriti

BE002587

 “Quien crea el valor de la moneda -dice Giacinto Auriti – no es quien la imprime sino el pueblo que la acepta como  medio de pago”, sin embargo son los banqueros los grandes usureros que se apropian del valor monetario, usándolo como medio de dominación e imponiendo el señoreaje de la deuda. Y he aquí, entonces, la genial solución al problema: la propiedad popular de la moneda, que restituya al pueblo aquello que se ha extraído indebidamente de los valores monetarios que él crea. El deseo es que sean los gobiernos quienes realicen la emisión de moneda y distribuyan los instrumentos, como derecho de ciudadanía, a todos los ciudadanos.

Dado que el valor de la letra de cambio se originó por la promesa del deudor, difundiendo moneda bajo la apariencia de una letra de cambio, el gobernador se arrogaba el derecho de emitir moneda, apropiándoselo, dado que la prestaba en el acto de la emisión. Y prestar dinero es prerrogativa del propietario. Por consiguiente el gobernador es falso deudor, pero verdadero propietario de la moneda. De tal modo que la moneda nace de la propiedad del banco que la emite prestándola a los ciudadanos. Por el contrario, debería de nacer de la propiedad de los ciudadanos y ser acreditada a ellos como rédito de ciudadanía.La banca es por tanto una asociación para delinquirque difunde los propios delitos como un negocio sobre las víctimas.Una vez constatado que la moneda es una falsa letra de cambio, se entiende por qué el Banco Central (Europeo) apunte la moneda emitida en el pasivo del balance, falsificándolo.

Emitir moneda prestándola es el señoreaje de la gran usura que nació en 1694 con el Banco de Inglaterra denunciada por Pound como “… asociación para delinquir …”. Pero se equivoca cuando, comentando las palabras de Paterson, limita al 60% este saqueo usurario. La famosa frase de William Paterson, fundador (del Banco de Inglaterra: “El banco extrae beneficios de los intereses sobre toda la moneda creada de la nada”, que aparece inescrupulosamente sincera, efectivamente esconde la parte más importante de
la verdad porque no es cierto que el banco se enriquezca sólo por los intereses, sino también sobre todo por la misma moneda, cuyo valor  no es creado por el banco, sino por la colectividad. Por consiguiente el costo del dinero no es sólo del 60%, sino incluso superior al 200% porque viene de la transformación de un crédito (+100%) en una deuda (-100%) ¡sin
contrapartida!

La caridad bancaria es más fuerte que la cristiana. La caridad cristiana enseña a perdonar las deudas. La caridad bancaria enseña además a pagar a los deudores. Los bancos centrales prestando lo debido cobran como acreedores las propias deudas.

DESCARGA EL LIBRO COMPLETO DE GIACINTO AURITI AQUÍ

 

Foto: Beppe Grillo junto a Giacinto Auriti. Cuando Grillo no tenía poder, asumía el discurso contra la moneda deuda.

Anuncios